Energ铆a

Todo es pasado

Hay una regi贸n cerebral decisiva para el proceso del almacenamiento de la memoria, que se conoce como el hipocampo.

Se trata de una peque帽a estructura en forma de herradura, ubicada en el centro del cerebro, que resulta clave a la hora de crear nuevos recuerdos, pero tambi茅n para reunificar los fragmentos olvidados; es decir, las distintas piezas de informaci贸n que vuelven nuevamente a unirse para que uno pueda evocar y recordar experiencias pasadas.

Se sabe que si alguien sufre da帽o cerebral en el hipocampo como consecuencia de una enfermedad o de una lesi贸n, tendr谩 un problema insalvable para aumentar la capacidad de su memoria porque no podr谩 crear ni conservar nuevos recuerdos aunque, en otros aspectos, parezca una persona normal. Una situaci贸n de estr茅s continuada, real o imaginaria, puede acabar reduciendo el volumen del hipocampo, con lo que se dificulta tambi茅n la reunificaci贸n de la memoria.

En s铆ntesis, lo que se ha descubierto es que imaginar el futuro y recordar el pasado son entramados muy parecidos. La memoria no s贸lo ser铆a vital para recordar lo que aconteci贸 鈥攅so lo sab铆amos de sobra鈥, sino tambi茅n para anticipar el futuro. Ver e imaginar son cosas muy similares. Sol铆amos pensar en la memoria como algo que 煤nicamente se refer铆a al pasado, pero, muchas partes del cerebro que se activan al recordar lo hacen tambi茅n al imaginar el futuro. Se trata de un aspecto de la memoria cuya importancia deber铆amos tener m谩s en cuenta: lo mucho que la utilizamos para imaginar y planear nuestro futuro, para imaginar y prever nuestro destino personal.

La memoria no s贸lo nos sirve para recomponer el pasado, para explicarnos lo que ha sido nuestra vida, sino para concebir, para dise帽ar, para pensar lo que ser谩 nuestro futuro. Es impresionante constatar una y otra vez que la separaci贸n supuesta entre futuro y pasado, entre vida y no vida, entre lo que es inerte y lo que est谩 vivo, es m谩s borrosa cada d铆a que pasa. Pero vayamos por partes, antes de sacar las conclusiones alucinantes que se帽ala la activaci贸n simult谩nea de 谩reas cerebrales id茅nticas para recordar e imaginar.

Entre estas conclusiones figura, desde luego, nuestra incapacidad de predecir el futuro.
Cuando observamos el cerebro, ciertamente resulta dif铆cil encontrar un solo lugar en el que se aloje un recuerdo concreto, como el de una experiencia pasada. Ahora sabemos que hay regiones cerebrales que son importantes para el almacenamiento de cierto tipo de informaci贸n. Sin embargo, el recuerdo de una experiencia concreta se compone de fragmentos de informaci贸n que se almacenan en varios lugares distintos del cerebro, y cuando recordamos, cuando tenemos la experiencia de rememorar el pasado, lo que sucede es que estos pedacitos de informaci贸n vuelven a unirse desde las diferentes partes del cerebro. Esa recomposici贸n de pedazos es lo que da lugar a lo que experimentamos como recuerdo.

No es dif铆cil construir uno mismo esta recomposici贸n de las piezas del recuerdo. El proceso de formaci贸n de recuerdos activa las siguientes regiones de nuestro cerebro:

1. corteza sensorial,

2. sistema l铆mbico (am铆gdala-hipocampo),

3. t谩lamo,

4. corteza prefrontal.

Tanto si miras adelante como atr谩s somos memoria del pasado. Es una trama sorprendente la de un futuro fabricado con retazos de la memoria del pasado.

Las mismas zonas, pero en distinto orden, se activan cuando imaginamos lo que podr铆a ocurrir en el futuro:

1. sistema l铆mbico (am铆gdala-hipocampo),

2. corteza sensorial,

3. t谩lamo,

4. corteza prefrontal.

Parecer铆a que el futuro ha dejado de ser lo que era. La realidad, no obstante, es que la mente del paciente apenas se ve impactada. Es el cerebro social. El pasado perge帽a el futuro de manera casi indeleble y que cuando la huella de una nueva experiencia deja rastro en el cerebro lo hace en la perspectiva temporal del largo plazo, no del tiempo geol贸gico, pero casi.

El mundo figurado que viene est谩 hecho de retazos sacados de distintos lugares de la memoria y, muy particularmente, del hipocampo. Imaginar es casi id茅ntico a ver. De hecho, existen im谩genes de resonancias magn茅ticas en las que puede verse c贸mo se activan las mismas partes del cerebro al recordar el pasado o al imaginar lo que se har谩 en el futuro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s