Personal

Apunta alto

Tras 15 años dedicados al mundo de las empresas, durante muchos de los cuales ocupé cargos buenos, decidí dar un giro personal y profesional a mi vida. Decidí que mi profesión era Ser Feliz.

De este modo, comencé un recorrido que me llevó a renunciar a mi carrera profesional, a ampliar mis conocimientos en distintos ámbitos para salir de la línea de pensamiento general y a realizar otras actividades, quizás menos lucrativas inicialmente, pero sin duda más satisfactorias. En general, decidí replantearme todo en mi vida y mirarlo bajo el prisma del impacto que tenía sobre mi propia felicidad.

Descubrí muchas cosas que habían estado delante de mis ojos, pero nunca había puesto mi atención en ellas. Descubrí que el dinero que uno necesita va estrictamente ligado a los deseos que tiene, y que cuantas más cosas desee, más dinero necesita, convirtiéndose en rehén del sistema. Descubrí que hay muchas formas de ganar dinero, pero solo una de ellas te da realmente libertad: los ingresos pasivos. Descubrí que la realidad tal como la concebimos es tan solo una parte diminuta de lo que realmente existe.

Descubrí que tenemos muchas más capacidades de las que se nos han dicho y enseñado a utilizar. Descubrí que nuestra realidad, a todos los niveles, es la que nosotros mismos creamos de forma consciente o inconsciente, voluntaria o involuntaria.
Descubrí…

Evidentemente, todo esto estaba ya descubierto hacía mucho tiempo, pero yo no era consciente de ello. Tomar conciencia de todo esto fue para mí un descubrimiento que me permitió dar un salto cualitativo en mi forma de vivir.

Uno de los hallazgos más importantes fue conocer el papel que juega nuestra mente subconsciente en la creación de nuestra realidad, así como el hecho de que tenemos la capacidad de transformarla a voluntad.

Nuestra mente subconsciente es la responsable de más del 95% de todas las decisiones y acciones que realizamos a diario. Es como una madre superprotectora que, basándose en las experiencias vividas en el pasado, nos lleva siempre por el camino de menor riesgo y sufrimiento. Nos vamos nutriendo de las experiencias vividas, vamos almacenando creencias en nuestro subconsciente y, sin tener necesidad de volver a pensar en ellas, nuestro subconsciente va dirigiendo nuestras vidas según esas creencias.

Nuestras creencias, correctas o incorrectas, positivas o negativas, limitantes o potenciadoras, conscientes o inconscientes… son quienes dirigen nuestras actitudes y conductas, y nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos, generando nuestra realidad. Son las lentes a través de las cuales interpretamos la realidad exterior y decidimos (inconscientemente) nuestras reacciones.
Esta forma de funcionar, sin la necesidad de centrar nuestra atención consciente en todo lo que hacemos, nos permite mantenernos libres de peligro, pero al mismo tiempo puede impedirnos ser como realmente deseamos y vivir la vida que realmente queremos.

Algunas de las creencias que acumulamos nos limitan para alcanzar las metas que deseamos, o incluso para vivir del modo que nos gustaría. Se trata de creencias limitantes, responsables de nuestras respuestas inconscientes, que nos llevan a desarrollar hábitos poco efectivos en nuestro día a día.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s